Lograr objetivos no suele ser tarea fácil. Estoy segura de que, en más de una ocasión te has sentido identificado con alguna de frases.

“Debería ir más a gimnasio”

“Tendría que encontrar tiempo para estar con mi pareja”

“Me planteo empezar a cuidar mi alimentación”

“Creo que tengo que estudiar algo para reciclarme”

“Sería bueno tener más paciencia con mis hijos”

Porque, ideas como estas taladran nuestra cabeza a diario. Y nos cargan de obligaciones que, sumamos inconscientemente, a nuestro, ya de por sí bastante complejo, día a día.

Las obligaciones y los “tengo que” hacen que nuestra mente se agote. Y, esto, no hay duda de que nos resta eficacia en nuestras acciones y nos deja la sensación de  ser marionetas en manos del tiempo.

Son como pequeños ladrones de energía. Que mantienen  nuestra mente “pre-ocupada” en futuribles que podrían suceder y en cosas que deberíamos hacer. Pero que impiden que centremos nuestra energía en aquello que realmente sí merece nuestra ocupación, nuestros esfuerzos y nuestro tiempo.

Estas cargas que nos autoimponemos son tema diario en mis sesiones de Psicología y Coaching. Y, en ellas compruebo que suelen llevar a la persona a sentir culpa e inseguridad por el hecho de no llevar a cabo esa gran cantidad de obligaciones que se ha creado. Afectando, por tanto, a su autoestima y valía.

Por ello, aquí dejo una sencilla  herramienta que, sin duda, te ayudará a detectar lo que realmente quieres hacer.

Cómo lograr tus objetivos e identificarlos

  • En primer lugar, coge papel y boli y realiza un listado de todas esas cosas diarias que están en tu cabeza y crees que “harías si tuvieses más tiempo”. Es decir, un listado con todas esas frases que te dices e incluyen un “debería” o un “tengo que hacer…”
  • Ahora, cambia los “tengo que” por “quiero”. De forma que, las mismas frases que has escrito antes, empiecen todas por la palabra QUIERO. Es posible que, en algún caso, ni siquiera seas capaz de poner el quiero delante de la frase porque ya te hayas dado cuenta de que no quieres hacerlo.
  • Cuando lo tengas, lee frase por frase y pregúntate “¿Realmente quiero….?. Escucha tu cuerpo, no te fuerces, déjate llevar y sé totalmente sincera contigo mismo. Nadie va a saber nunca lo que estás pensando… Solo tú.

Finalmente, saca conclusiones del listado y toma conciencia de lo que realmente quieres hacer con tu tiempo.

Muchas veces, nos agobiamos pensando en la cantidad de cosas que haríamos si tuviésemos más tiempo. Sin embargo, pregúntate si son realmente cosas importante para ti. O, por el contrario, son como un pequeño saboteador que te roba la energía haciéndote caer en el victimismo por carecer de tiempo. ¿Qué te parece?

El tiempo tiene la importancia que nosotros le queramos dar. Y, muchas veces, lo usamos como una excusa para hacer o no algo.

Es posible que, ahora mismo, estés pensando que hay cosas que no quieres hacer pero que tienes que llevar a cabo. Por ejemplo, poner la lavadora. Sin embargo, te diré que son excusas. En realidad, sí que quieres y lo has decidido en el momento en el que quieres llevar la ropa limpia, planchada y con un agradable olor a suavizante. ¡Míralo desde esa perspectiva para lograr objetivos!

Por ello, una vez más, te digo. Tu vida está en tus manos, ¡Toma las riendas!

 

Etiquetado como:
| | | | |