La relación con el adolescente será siempre más fácil si, desde la infancia, se establecieron unos buenos hábitos de comunicación. Si  nuestro hijo no está acostumbrado a hablar con nosotros, será complicado que lograr que lo haga en una de las etapas más complejas de su vida.

No obstante, la comunicación con los jóvenes siempre puede mejorar. Y, puesto que el diálogo es algo que se aprende y se mejora, si nos ve dialogando aprenderá a dialogar. Y, si nos ve escuchando, aprenderá a escuchar.

No intentes que tu hijo te cuente cómo le ha ido el día, si tú no lo haces también

Buenos hábitos de comunicación con el adolescente

Crea espacios de comunicación en familia. Momentos en los podáis expresar cómo os sentís o lo que pensáis sobre cualquier tema. No esperes hablar siempre de cosas trascendentales. Es más, para crear el hábito no es necesario que así sea. Es suficiente con que tu hijo sepa que en su casa tiene un espacio seguro en el que se va a respetar su derecho a opinar.

Los padres tenemos que estar ahí para cuando quieran hablar. Y, cuando lo hagan…. ¡evitar juzgarles o interrogarles! Los juicios cortan cualquier vía de comunicación.

El adolescente no siempre encontrará las palabras adecuadas para expresar lo que siente, de forma que habrá que  ayudarle. Preguntarle por sus amigos puede ser un buen ejemplo. Sin duda, estos serán bastante semejantes a él. Por lo que al hablar sobre ellos, estará dando pautas sobre sus ilusiones, sus problemas y sus puntos de vista.

Los adolescentes buscan en sus padres modelos de coherencia. Con ellos ya no vale la frase “haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”. Entre los buenos hábitos de comunicación con el adolescente son fundamentales el pensar, sentir y actuar con coherencia.

Ya no necesita a unos padres perfectos y sacrificados, sino modelos humanos. Personas comprometidas con sus deseos personales; con carencias, dudas y limitaciones. Pero que les ayuden a aceptar sus propias carencias, dudas y limitaciones.

Obviamente, como adolescentes viven inmersos en un mundo cambiante, lleno de dudas, de nuevas experiencias y emociones. Saber que sus padres atraviesan, igual que ellos, por momentos de incertidumbre y confusión les facilitará este proceso. Y les ayudará a entenderlo y aceptarlo, como parte de la transformación y el crecimiento.

Cuando el adulto se permite ser «él mismo», se convierte en un ejemplo para su hijo. Puesto que le está enseñando a dudar y a crecer a partir de realidades, no de mitos.

Ser padres es una gran oportunidad. Y ser padres de un niño adolescente es un motivo para sentirnos vivos y descubrir que ese ser tan cercano, y tan distinto a nosotros, nos trae una renovada experiencia.

Por eso, te invito a asistir al Taller Gratuito que impartiré el próximo 16 de enero de 2019 en Madrid. El tema del taller será «5 Propuestas para Mejorar la Relación con tu Hijo Adolescente» y en él, aportaré claves y consejos prácticos para lograr la relación que deseas con tu hijo adolescente y, en este momento no tienes.

No te quedes fuera. ¡Es tu oportunidad y sé que puedo ayudarte!

 

Etiquetado como:
| | | | | |